Mensaje de monseñor Fassi para la Jornada del Buen Pastor