Mensaje del Monseñor Martín Fassi para la Jornada de Oración por las Vocaciones Sacerdotales.

En un momento en el que el Pueblo de Dios se encontraba perdido y lastimado, Dios le dice: “Les daré pastores según mi corazón”, porque ese pueblo necesitaba ser conducido, ser guiado y ser cuidado.

Los pastores, sacerdotes, estamos llamados a tener ese mismo corazón, por eso los invito a que recemos por las vocaciones, para que se despierte en el corazón de muchos jóvenes el deseo de guiar, conducir y cuidar la vida del Pueblo de Dios, según el corazón de Dios y el corazón de Jesús.

Quisiera animar a los que están en el camino del Seminario -que están siguiendo el camino de la vocación-, que pongan su corazón a la disponibilidad de plena de ese regalo de Dios que es su amor y su gracia, para que vayan modelando el corazón de ustedes, a la manera del corazón de Jesús, como supo dejarse modelar el Cura Brochero, que nunca quedaba tranquilo, porque siempre sabía que había por ahí alguna ovejita que necesitaba ser sanada, ser conducida, ser cuidada.

Que puedan experimentar queridos seminaristas, hermanos míos, esa alegría de ser invitados a cuidar la vida, y quiero pedirles a todos ustedes que recen por los otros, obispos, sacerdotes, seminaristas, para que seamos pastores según el corazón de Jesús; que seamos pastores a la manera de Jesús, y que esa sea la manera en que siempre deseemos ser.

Gracias.