Homilía de la Fiesta diocesana del cuerpo y sangre del Señor y del 60 aniversario de la Diócesis

Por monseñor Oscar Ojea