Mensaje de monseñor Fassi para la celebración de San José

Hoy celebramos el día de San José, el buen José, el esposo de María, el padre de Jesús aquí en la tierra.
A veces vivimos situaciones ante las que nos preguntamos: “¿Y yo qué tengo que ver con todo esto?”. Y nos sentimos como impulsados a respondernos a nosotros mismos: “¿Será que tengo algo que ver?”.
José tenía un proyecto en su corazón, tenía un proyecto con su María, a quien amaba tanto, y de repente apareció algo que no estaba en sus planes y que le pedía que se hiciera cargo. Jesús venía a la vida de José, y José no lo había planeado, pero José sintió en su interior, ese llamado de Dios a aceptar la vida como viene y a recibirla; sintió en su interior ese impulso, y ese llamado, a hacerse cargo de eso en lo cual él, en principio, no tenía nada que ver.
Pero José sintió que tenía mucho que ver, porque eso, que venía, que era Jesús, tenía que ver con la vida de alguien a quien amaba mucho, que era María.
Entonces José sintió que su corazón empezaba a agrandarse, y que empezaba a incluir en su vida, a este Jesús que venía.
Gracias al sí de José, también al sí de José, tenemos a Jesús en nuestras vidas; por eso el mundo y la Iglesia le estamos tan agradecidos a este buen José que se hizo cargo, con una disponibilidad enorme.
Los invito a que tengamos presente a este buen hombre, a un hombre justo, como nos dice la palabra de Dios, que en su simpleza, en su silencio, en su pequeñez, se hizo cargo de algo inmenso, y lo brindó al mundo como un regalo, él lleno de alegría.
Por eso los invito a que terminemos este momentito que compartimos en honor a San José, esta preciosa oración:
Enséñanos, José,
cómo se es “no protagonista”,
cómo se avanza sin pisotear,
cómo se colabora sin imponerse,
cómo se ama sin reclamar.

Dinos, José,
cómo se vive siendo “número dos”,
cómo se hacen cosas fenomenales
desde un segundo puesto.
Explícanos, José,
cómo se es grande sin exhibirse,
cómo se lucha sin aplauso,
cómo se avanza sin publicidad,
cómo se persevera y se muere
sin esperar homenaje.
Gracias buen José.