Extracto de la Carta Pastoral de los Obispos en ocasión de los 60 años de la Diócesis.

“Mirando reflexivamente la historia de nuestra Diócesis encontramos tres importantes acciones que la han caracterizado a lo largo de su (ya no tan corta) historia: La vida de fe, la misión y el compromiso con los
pobres.

La vida de fe fue un rasgo fuerte de Monseñor Aguirre, primer obispo de esta Diócesis. Quienes lo han conocido lo recuerdan como un hombre con una fe profunda en el Señor y con una mirada de fe sobre la vida y sobre el momento nada fácil del país y de la Iglesia que le tocó protagonizar. El lema que eligió como Obispo: “En Cristo Jesús”, muestra esta opción profunda. Un rasgo que caló hondo en una comunidad en la que la fe siempre fue el eje de su accionar. Esa fe se manifestó tanto en la vida de los pastores como en la de los laicos/as y religiosas/os de nuestra Diócesis; una fe no retórica, sino comprometida. En la historia de nuestra comunidad diocesana se ve cómo muchos proyectos pastorales brotaron de la confianza en Dios y de la oración, como por ejemplo: la creación del seminario, la novedad de la Catequesis Familiar, la casa de Ejercicios Espirituales, la Pascua Joven, etc.

Esta fe, animada por el amor, es un don de Dios que recibimos con inmensa gratitud y que tenemos que hacer crecer”.