Mensaje de monseñor Ojea en camino a la beatificación de los mártires riojanos

 

Juntos compartimos el testimonio de monseñor Oscar Ojea, Obispo de San Isidro y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, en camino hacía la beatificación de los Mártires riojanos, cuya ceremonia tendrá lugar el próximo 27 de abril en la provincia de La Rioja; pidiendo juntos a Dios y a nuestra Madre Santísima Virgen María, pueda iluminarnos a todos y ser el comienzo de una auténtica conversión.

“Nos encontramos en este momento con el acontecimiento, para la Iglesia extraordinario, para la Argentina más, de contar con estos nuevos Beatos; monseñor Enrique Angelelli, los sacerdotes Gabriel Longeville, Carlos de Dios Murias y el laico, Wenceslao Pedernera.”

Monseñor Ojea expresó que:

“La vida de Monseñor Angelelli está reflejada en lo que dice el papa Francisco en la “Alegría del Evangelio”; vivió el gusto espiritual de ser pueblo, el gusto espiritual de amar a su pueblo”.

“El martirio de monseñor Angelelli comienza cuando es amenazado reiteradamente, cuando recibe las amenazas de que iban a matar a sus sacerdotes más íntimos, más amigos y que trabajaban con Él en la pastoral. El padre Gabriel, el padre Mario y luego también su amigo Wenceslao”.

Del mismo modo, monseñor Ojea manifestó:

“Encomendémosle a este nuevo Beato, a nuestra Patria Argentina este momento tan difícil de la vida de nuestra Patria, de nuestras comunidades, de la Iglesia, del País.

Pongamos delante de Él y de su intersección todas estas contradicciones y dificultades que tenemos los argentinos para salir adelante en la justicia y en la caridad”.