28/12 MENSAJE DE MONS FASSI PARA LA JORNADA MUNDIAL DE LA PAZ

Empezamos un año nuevo y la Iglesia nos invita, como ya hacen muchos años, a iniciarlo con un compromiso por la Paz; deseando y pidiendo la paz a Dios y deseando un compromiso por construirla.
La paz se construye; como nos dice el Papa Francisco: “La paz es como una flor muy delicada que crece en situaciones de violencia y de conflicto”; la paz no significa temer al conflicto, la paz no significa huir al conflicto sino enfrentarlo y trabajar ahí porque la paz es un trabajo, es una construcción de parte del hombre y es un don de parte de Dios.
Está bueno preguntarme al inicio del año: “¿Qué estoy haciendo yo para que haya más paz?, ¿qué estoy haciendo yo para construir la paz en mi casa?
Cuando Jesús envía de misión a sus discípulos, la primera indicación es: cuando lleguen a una casa, deseen la paz a esa casa.
Nos está diciendo que la misión del discípulo de Jesús, la misión de la Iglesia, es desear la paz, es llevarla. Eso significa que la he conquistado en mi corazón y la he conquistado en mi ambiente.
Este año, la reflexión del Papa nos invita a vincular con la política; la política es construcción de la polis, de la ciudad; ¿qué estoy haciendo yo para que en mi ciudad haya más paz?
Lo primero que me dice es: respetá el derecho del otro; cuando respeto el derecho del otro, le estoy reconociendo su lugar, y cuando todos tenemos lugar, nada se violenta, todo entra en armonía.
Trabajar por la paz, es trabajar para que el otro tenga su lugar; respetar su lugar, hacerle lugar, y procurar lugar para el excluido, para el que no tiene, para que todos estén excluidos.
Entonces, en armonía lograremos la paz, por eso, la paz esté con ustedes.
Te invito a preguntarte ¿qué estoy haciendo yo para que haya paz?