Que tengamos el corazón abierto para lo que Dios nos quiera dar.

Sueño, servicio y fidelidad
23 abril, 2021
Nombramiento de nuevo ecónomo y vice ecónoma de la Diócesis
27 abril, 2021

En el marco del Cuarto Domingo de Pascua, Jornada del Buen Pastor, Guillermo Caride, Obispo auxiliar de la Diócesis de San Isidro reflexiona acerca de la importancia de la oración para que surjan vocaciones, en este sentido nos dirá que “Cuando le pedimos a Dios por algo, cuando intercedemos como en este caso, lo que le estamos pidiendo a Dios, es que tengamos el corazón bien abierto para recibir lo que Él nos quiere dar”.

“La vida consagrada es un don para la Iglesia, es un don para todo el pueblo de Dios, porque está en servicio del pueblo de Dios”, nos asegura el Obispo, quien luego expresa que lo que le pedimos a Dios “es tener los oídos y el corazón bien abiertos para recibir este regalo ,y eso significa que crezca en nosotros, en toda la comunidad, la valoración del regalo y también la necesidad que tenemos de el deseo de que se haga realidad este llamado a muchos jóvenes, muchos chicos y chicas a la vida sacerdotal y a la vida consagrada”, dice concluyendo su mensaje para este domingo.